El pasado 2 de octubre, el Cuban Research Institute de la Florida International University publicó la edición número 14 de su encuesta, en la cual se releva la opinión de los residentes cubanoamericanos sobre las políticas llevadas a cabo y la relación del gobierno estadounidense con la isla de Cuba.

 

De qué se trata Cuba Poll

Desde el año 1991, el Cuban Research Institute -entidad autónoma dentro de la Steven J. Green School of International and Public Affairs de la Florida International University- se dedica a la realización periódica de una encuesta que busca relevar la opinión de los residentes cubanoamericanos en el condado de Miami-Dade acerca de las políticas que se aplican sobre la isla de Cuba y la relación existente entre ambos países. También se dedica una sección a la opinión sobre la política local.

Las preguntas son variadas, y van desde la cuestión del conocido embargo económico, pasando por políticas comerciales como la venta de alimentos o medicamentos, las preguntas de política local estadounidense, entre otras. La muestra se agrupa de acuerdo con rangos etarios, fecha de inmigración (antes y después 1995, más los nacidos fuera de Cuba), y afiliación partidaria.

En esta edición número 14, la encuesta se realizó por vía telefónica a 1002 participantes entre el 7 de julio y el 17 de agosto.

 

Opinión sobre el embargo y políticas de relacionamiento económico

Algo notable al hablar concretamente sobre el embargo, es el hecho de que la mayoría de los encuestados -un 71% del total, sin contar los que no opinaron- afirma que la medida de fuerza que lleva casi 60 años de aplicación no ha funcionado, ya sea parcialmente o por completo. No obstante, aún con este dato presente, el 60% está de acuerdo con que continúe dicha política.

En cuanto a las medidas de acercamiento económico y comercial, se pueden detallar:

  • La suspensión temporaria de todas las sanciones comerciales durante la crisis del COVID-19: más allá del notablemente alto apoyo al embargo, una mayoría de los participantes -61%- apoya esta hipotética decisión con el fin de que sea una ayuda para lidiar con la actual pandemia;
  • La venta de productos alimenticios por parte de compañías estadounidenses: el 69% apoya esta política;
  • Y la venta de medicamentos, la cual tiene un 74% de apoyo.

 

Es interesante observar como por lo general hay ciertas tendencias entre los distintos grupos en los que se divide la muestra, que se expresan a lo largo de la mayor parte de las preguntas de las que se compone la encuesta: se puede notar una diferenciación entre los segmentos de mayor y menor edad, los migrados antes y después de 1995, y los registrados en los partidos Republicano y Demócrata, tendiendo los primeros en dichas díadas a ser más favorables a las medidas de fuerza hacia el régimen cubano, al tiempo que son más reticentes a apoyar medidas de engagement o acercamiento; y viceversa.

Otra cuestión para tener en cuenta es la tendencia creciente en el apoyo a estas políticas de fuerza, que se ha ido comprobando desde el arribo de Donald J. Trump a la Casa Blanca. Desde la edición del año 2018, los encuestadores han observado una tendencia de mayor apoyo a medidas que propician el aislamiento de la isla: por ejemplo, en el año 2016 apenas el 36,8% apoyaba la continuidad del embargo; y para el 2018 dicho apoyo ya escalaba al 51%.

 

Políticas de “palo y zanahoria”

En cuanto a la opinión respecto a las políticas tanto de fuerza como de acercamiento, es llamativo ver cómo es mayoritario el apoyo a ambas en un sentido amplio: 73% de los que emitieron opinión apoyan en alguna medida políticas orientadas a ejercer la máxima presión sobre el gobierno cubano para promover un cambio de régimen, siendo los que más se oponen los participantes de mayor edad y los registrados en el Partido Demócrata (superando en ambos grupos, de todas maneras, el 60% de apoyo); y, a su vez, un 70% apoya políticas con miras a mejorar el bienestar económico del pueblo cubano.

Además, como complemento a estas opiniones, los encuestados se encuentran en un 58% de acuerdo con la continuidad de las relaciones diplomáticas con la isla.

 

Otras políticas específicas

Por último, hay ciertas políticas fundamentales que también son destacadas, entre las que se encuentran: la emisión de visas en la embajada en La Habana, cuya suspensión es rechazada por el 62%; la famosa política de “pies secos, pies mojados” (que permitía a los emigrados cubanos que alcanzaban suelo estadounidense por mar ser admitidos para residir legalmente y posteriormente aplicar para la ciudadanía) cuya hipotética reinstauración, después de haber sido eliminada el 12 de enero de 2017, divide a los encuestados de forma bastante pareja; y el Programa de Permiso de Reunificación Familiar Cubano (CFRP, por su sigla en inglés), cuya suspensión es rechazada por el 60% de los encuestados.