Perspectiva de la próxima elección general en el escenario que han abierto: de interna inexistente a primera vuelta de hecho.

Poco más de un año atrás publicaba una nota en el sitio digital infobae.com, bajo el título ¿Podrá el peronismo hacer lo obvio?, en la cual exploraba las posibilidades de unificación del peronismo, sus oportunidades y dificultades.

Allí señalaba que la oportunidad principal la ofrecía el propio escenario de crisis que había tenido impacto a través de la erosión de la imagen positiva del gobierno como así también en las expectativas de la sociedad en el corto y mediano plazo: una de las claves del triunfo electoral de la alianza Cambiemos en las elecciones legislativas de 2017 residió en su capacidad para la administración de las expectativas sociales.

Dicha capacidad parecía haber sido afectada por las dificultades en el manejo de las sucesivas crisis acontecidas a partir del mes de diciembre a la fecha de publicación del artículo señalado, desde las revueltas callejeras con motivo del tratamiento de la reforma previsional en las sesiones extraordinarias convocadas durante el mes de diciembre del 2017 hasta la crisis cambiaria no finalizada a la fecha y con riesgo, relativamente bajo, por cierto, de transformarse en bancaria y del sector externo.

Este escenario, señalábamos, de prolongarse a lo largo del 2018 y 2019 sin duda ofrecía una oportunidad que no ha pasado inadvertida para las diferentes expresiones del justicialismo[1]1.

Asimismo, cuatro eran los problemas que atravesaba el peronismo:

  1. Ausencia o crisis de liderazgo, situación propia de un peronismo en transición a partir de la derrota en las elecciones presidenciales de 2015 y legislativas de 2017.
  2. En ese contexto de ausencia/crisis de liderazgo, la figura de Cristina Fernández aparecía con una base electoral más sólida, aun habiendo sido derrotada en 2017, aunque con la desventaja del rechazo social que aún generaba (y genera) su figura.
  3. Al mismo tiempo, el heterogéneo abanico no cristinista si bien no tenía el nivel de rechazo de la ex presidente, no poseía figuras de peso con capacidad de traccionar a diferentes expresiones del electorado como CFK.
  4. Todo este panorama se desarrollaba en un contexto de vetos cruzados que, sin embargo, parecían empezar a dejarse atrás -la postura unificada frente al problema de las tarifas parecía representar un primer paso en una nueva dirección-.

Y finalmente sucedió: Cristina Kirchner hizo “lo obvio”.

Fue así que el sábado 19 de mayo de 2019, por medio de un video grabado, anunció su candidatura a la vicepresidencia de la nación, y la designación del ex Jefe de Gabinete Alberto Fernández como candidato a presidente en un hecho sin precedentes, dado que no hay registros en la historia de nuestro país en los cuales un candidato a vicepresidente designara a su compañero de fórmula.

La sorpresiva maniobra de la ex presidente llevó a los diferentes actores a una más rápida y en buena medida prematura definición de las candidaturas, teniendo en consideración que la fecha límite para la presentación era el sábado 22 de junio[2]2.

Finalmente se llevaron a cabo las elecciones primarias[3]3 el domingo 11 de agosto pasado; contra la mayor parte de los sondeos que auguraban una situación virtual de empate, las primarias concluyeron con un contundente triunfo de la fórmula del Frente de Todos Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner con un 47,65 por ciento de los votos frente al 32,08 por ciento obtenido por el binomio Mauricio Macri-Miguel Pichetto por Juntos por el Cambio (Cuadro I).

 Cuadro I

Resultados PASO 2019

(Escrutinio Provisional)

Argentina.

 

Fórmula

Número de VotosPorcentaje de votos
Alberto Fernández-Cristina Fernández (Frente de Todos)11.622.02047,65 %
Mauricio Macri-Miguel Pichetto (Juntos por el Cambio)7.824.99632,08 %
Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey (Consenso Federal)2.006.9978,22 %
Nicolás Del Caño-Romina Plá (Frente de Izquierda y de los Trabajadores)697.7482,86 %
Juan Gómez Centurión-Cristina Hotton (NOS)642.6362,63 %
José Luis Espert-Luis Rosales (Despertar)533.0812,18 %
Manuela Castañeira-Eduardo Mulhall (Movimiento al Socialismo)173.5820,71 %
Alejandro Biondini-Enrique Venturino (Frente Patriota)58.5720,24 %
Raúl Albarracín-Sergio Pastore (Movimiento de Acción Vecinal)36.3230,14 %
José Antonio Romero Feris-Guillermo Sueldo (Partido Autonomista)32.5620,13 %
Total, votos afirmativos23.628.497
Total, Votos en Blanco758.955
Total, Votos Válidos24.387.452

Fuente: Elecciones Argentina 2019 https://www.resultados2019.gob.ar/

 El proceso electoral se ha transformado en un ritual que lleva a consagrar fórmulas establecidas de antemano, dado que la contienda política se encuentra limitada por acuerdos dirigenciales que restringen la competitividad. Dado que la ley ha tenido un impacto más bien limitado sobre la dinámica interna de los partidos políticos, las PASO se han transformado de hecho en una suerte de primera vuelta electoral, hecho que se evidenció en esta primaria en forma particular.

Veamos que sucedió en las PASO 2015, de acuerdo a la información brindada en el cuadro que presentamos a continuación

Cuadro II

Resultados PASO 2015

Argentina.

FórmulaNúmero de VotosPorcentaje de votos
Daniel Scioli-Carlos Zannini (Alianza Frente Para La Victoria)8.720.57338,67 %
Mauricio Macri-Gabriela Michetti (Alianza Cambiemos)6.791.278[4]430,11%
Sergio Massa-Gustavo Saénz (Unidos por una nueva Alternativa)4.639.405[5]520,58 %
Votos positivos22.551.076
Votos en Blanco1.216.634
Votos Nulos254.106
Total de votos24.021.816

Fuente: Argentina.gob Elecciones Argentinas 2015 en base a las tres fórmulas más votadas. https://www.argentina.gob.ar/interior/dine/resultadosyestadisticas/2015#1

Llevando a cabo una lectura comparativa de ambas elecciones primarias podríamos establecer algunas conclusiones preliminares:

  1. Un ligero incremento del porcentaje de votos de la agrupación Juntos por el Cambio -antes Cambiemos- entre las PASO 2015 y 2019, de un 30,11 al 32.08 por ciento, de confirmarse estos datos en el escrutinio definitivo.
  2. Mientras en las primarias del año 2015, las opciones peronistas obtuvieron un 59,24 por ciento -38,67 para el Frente Para La Victoria y 20, 57 para UNA- en las últimas primarias esos porcentajes estuvieron en el orden del 55, 87, a partir de la suma del 47,65 por ciento obtenido por la fórmula del Frente de Todos y el 8, 22 por ciento para Consenso Federal.
  3. En esta oportunidad Cristina Kirchner adoptó una decisión correcta, resultado del aprendizaje de las estrategias ensayadas que la llevaron a derrotas en 2013, 2015 y en forma personal en 2017, frente a un poco carismático candidato de Cambiemos, el entonces ministro de Educación Esteban Bullrich.
  4. Teniendo en consideración los datos presentados en la conclusión anterior, resulta elocuente la relevancia que ha tenido la unificación de las diferentes expresiones del peronismo en su performance electoral, aún en un contexto de ligera disminución de su porcentaje de votos.
  5. El factor económico representa una dimensión de suma relevancia, pero quizás más como incentivo para la unificación de las diferentes vertientes del peronismo que como expresión de castigo al oficialismo: el factor performance de gestión opera como variable interviniente más que como variable independiente.

A comienzos del año 1992, el entonces presidente de los Estados Unidos George Bush era considerado imbatible por la mayoría de los analistas políticos, fundamentalmente debido a sus éxitos en política exterior, como el fin de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo Pérsico.

En esas circunstancias James Carville, estratega de la campaña electoral de Bill Clinton, señaló que éste debía enfocarse sobre cuestiones más relacionadas con la vida cotidiana de los ciudadanos y sus necesidades más inmediatas. Con el fin de mantener la campaña enfocada en un mensaje, Carville pegó un cartel en las oficinas centrales con tres puntos escritos: Cambio vs. Más de lo mismo, No olvidar el sistema de salud y La economía, estúpido.

Aunque el cartel era solo un recordatorio interno, la última frase se convirtió en una especie de slogan no oficial de la campaña de Clinton, que resultó decisivo para modificar la relación de fuerzas y derrotar a Bush en los comicios de aquel año.

¡Es la unidad del peronismo, estúpido! sería el lema para la comprensión de lo acontecido en los comicios primarios del 11 de agosto en la Argentina.

Producto de la transformación de la ingeniería electoral argentina a través de la introducción de las PASO, las próximas elecciones generales se transforman de hecho en una suerte de segunda vuelta electoral; cabe preguntarse aquí sí, en términos de las teorías más convencionales de la opinión pública, el desenlace electoral en el mes de octubre próximo será resultado del “efecto del desamparado” o efecto Harry Truman, o en su defecto producto del fenómeno del “carro ganador”.

A comprar pochoclo para la próxima función.

 

[1]1 ¿Podrá el peronismo hacer “lo obvio” en 2019?, Diario Infobae, 14 de junio de 2018, https://www.infobae.com/opinion/2018/06/14/podra-el-peronismo-hacer-lo-obvio-en-2019/

[2]2 Así se inscribieron las siguientes fórmulas presidenciales: Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner por el Frente de Todos, Mauricio Macri-Miguel Pichetto por Juntos por el Cambio, Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey por Consenso Federal, Nicolás del Caño-Romina Plá por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Juan Gómez Centurión-Cinthya Hotton por el Frente NOS, José Luis Espert-Luis Rosales por Despertar, Manuela Castañeira-Eduardo Mulhall por el Movimiento al Socialismo, Raúl Albarracín y Sergio Pastore por el Movimiento de Acción Vecinal y José Antonio Romero Feris-Guillermo Sueldo por el Partido Autonomista. Elecciones Argentina 2019 https://www.resultados2019.gob.ar/

[3]3 Las PASO o Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, cabe recordar, son el mecanismo aprobado en el año 2009, y estipulado en la Ley 26.571, denominada “Ley de democratización de la representación política, transparencia y equidad electoral”, sancionada el 2 de diciembre del mencionado año para la elección de los candidatos de los partidos y coaliciones partidarias. Un análisis propio de las PASO puede leerse en ¿Pasó el momento de las PASO?, Urgente24, https://archivo.urgente24.com/282919-paso-el-momento-de-las-paso

[4]4 En el caso de Cambiemos Mauricio Macri obtuvo 5.523.457 votos, el 24,49 por ciento, Ernesto Sanz 753.832 votos, 3, 34 por ciento y Elisa Carrió 514.053 votos, 2,28 por ciento de los sufragios.

[5]5 En el caso de UNA, Sergio Massa obtiene 3.230.900 votos, 14, 33 por ciento y José Manuel De La Sota 1.408.521 votos, 6, 25 por ciento. Fuente: Argentina Elections http://www.argentinaelections.com/wp-content/uploads/2015/09/anexos_ac107-15.pdf

[6]5 En el caso de UNA, Sergio Massa obtiene 3.230.900 votos, 14, 33 por ciento y José Manuel De La Sota 1.408.521 votos, 6, 25 por ciento. Fuente: Argentina Elections http://www.argentinaelections.com/wp-content/uploads/2015/09/anexos_ac107-15.pdf

 

Por Santiago C. Leiras

Licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires-Argentina (UBA), Diploma de Estudios Avanzados y Doctor en América Latina contemporánea por el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset de Madrid-España (IUOG). Es Profesor Asociado Regular de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Profesor Asociado de la Universidad de Belgrano (UB). Ha sido autor del libro El Cono Sur y sus líderes en América Latina. Carlos Menem y Fernando Collor de Melo en perspectiva comparada (2009), compilador de Estado de excepción y democracia en América Latina. Argentina, Brasil, Perú y Venezuela en perspectiva comparada (2010), Democracia y estado de excepción: Argentina 1983-2008 (2012), América del Sur en los comienzos del nuevo milenio: entre la continuidad y el cambio (2015) y autor de más de treinta trabajos sobre su especialidad.