Kamile Moreira fue la Jefa de la Misión que desplegó Transparencia Electoral en ocasión de las elecciones congresales extraordinarias de Perú celebradas el pasado 26 de enero, y que estuvo conformada por 25 observadores provenientes de Argentina, Brasil, Ecuador, Venezuela, Panamá, México y Francia.

Es Juez Electoral del Tribunal Regional Electoral de Ceará, Brasil. Miembro Consultor de la Comisión Especial para el Estudio de la Reforma Electoral de la OAB Federal (2019/2022) y Vicepresidente Nacional del Colegio Permanente de Juristas de la Justicia Electoral (2018/2020). Además, es miembro de la Junta Promotora de la Confederación Americana de Organismos Electorales Subnacionales por la Transparencia Electoral (CAOESTE).

A continuación sus impresiones sobre el proceso electoral:

¿Cuál era la importancia de las elecciones congresales extraordinarias?

Desde el momento en que se juzgó y determinó la celebración de elecciones extraordinarias, independientemente del mérito de la legalidad o no, del éxito o el fracaso, como observadores, solo tenemos la misión de monitorear el desarrollo del proceso electoral. Para el país, lo importante es que alcance su propósito, transfiriendo seguridad y confianza en las instituciones, así como que suceda de manera democrática, dentro de la normalidad y legitimidad.

¿Cómo evalúa el papel de los organismos electorales en la organización de unas elecciones en tan poco tiempo?

Nos pareció que estaba muy bien administrado y organizado, ya que cada órgano estaba presente y activo, además de cumplir su papel en la forma en que se estableció. Debemos tener en cuenta que cualquier elección extraordinaria tiene sus dificultades intrínsecas, peculiaridades y su propio formato. Lo más importante es que toda la organización y la logística se llevan a cabo para llegar al final con todos los procedimientos obligatorios completados y la igualdad de oportunidades garantizada.

¿Cómo funcionó el voto electrónico en los centros observados?

En los lugares donde estábamos, sucedió rápidamente y sin problemas. No hay notas significativas.

¿En materia de accesibilidad, los centros de votación eran adecuados?

Observamos que algunos centros no garantizaban la accesibilidad, pero notamos que los empleados estaban preparados, atentos y disponibles para superar cualquier obstáculo, garantizando el acceso de los votantes a las urnas.

¿Hubo incidentes importantes en los centros de votación que observaron?

Observamos que la gran mayoría de las autoridades de los colegios electorales necesitaba ayuda y orientación constante de los funcionarios de los organismos electorales, a decir, el JNE y la ONPE, en relación con el procedimiento de conteo. Así como poca participación de los personeros partidarios.

¿Cómo se desarrolló el escrutinio de mesa? ¿Las autoridades de mesa estaban informadas sobre cómo realizar este proceso?

A pesar de que no hubo incidentes, observamos un gran retraso en el recuento de los votos debido a las dudas que tenían las autoridades de mesa. Y también dificultades para llenar los documentos electorales para el escrutinio de mesa, ya que son grandes y numerosos. También observamos que el votante no sabía cómo llenar correctamente los espacios en la boleta, dada la incorporación del voto preferencial, lo que añadía una dificultad al escrutinio.

A pesar de mostrar una buena gestión en la administración de los votantes, nos dimos cuenta de que muchos no estaban seguros de las actividades que estaban llevando a cabo (también mostrando poca experiencia), especialmente en el proceso de conteo. Las autoridades tenían varias dudas sobre la actividad desarrollada, que de hecho también contribuyó al aumento del tiempo necesario para finalizar el conteo y completar las actas.

De manera general. ¿cómo califica el proceso electoral?

Ocurrió dentro de los límites normales, con la presencia significativa de las fuerzas de seguridad y representantes de los organismos electorales locales y observadores internacionales. Lo que para este aspecto fue bastante positivo.

Kamile Moreira es Juez Electoral en el Tribunal Regional Electoral de Ceará, Brasil. Miembro Consultor de la Comisión Especial para el Estudio de la Reforma Electoral de la OAB Federal (2019/2022). Vicepresidente Nacional de COPEJE – Colegio Permanente de Juristas de la Justicia Electoral (2018/2020), donde ya ocupó el cargo de Presidente Regional (NE) (2016/2018). Profesor de cursos de posgrado. Estudiante de maestría en Ciencias Políticas en la Universidad de Lisboa (I.S.C.S.P.). Estudiante de maestría en Derecho en Uninove. Especialización en Derecho Procesal Penal por UNIFOR. Especialización en Derecho y Proceso Electoral por ESMEC / PUC / Minas. Miembro de la Junta Promotora de CAOESTE.