En el día de ayer, el gobierno interino de Bolivia acusó a las embajadas de Venezuela y Cuba de estar detrás de los incidentes que se están sucediendo en dicho país con el objetivo de favorecer al expresidente Evo Morales.

Roxana Lizárraga, ministra de Comunicación de Bolivia, aseguró que existen seguidores de Morales que reciben dinero de agentes cubanos con la intención de alterar el orden que se quiere establecer con el nuevo gobierno.

En este contexto, el pasado miércoles fueron arrestados cuatro funcionarios cubanos acusados de financiar protestas contra el gobierno de Jeanine Añez y en busca del retorno de Evo Morales.

Según se pudo averiguar, mediante la inspección de su documentación, tres de los cuatro detenidos forman parte del personal técnico de la embajada de Cuba en Bolivia, son integrantes de la Brigada Médica Cubana, lo cual confiere mayor magnitud a las declaraciones de Lizárraga.

Debido a esto, la canciller de Bolivia ordeno la salida del país de 725 ciudadanos cubanos que realizaban tareas de cooperación relacionadas a la salud, la educación y la comunicación. Esta medida fue llevada adelante con la intención de reorientar las relaciones diplomáticas entre ambos países.

 

Tomás Armendano