Algunos países latinoamericanos vieron afectadas las diversas elecciones que debían llevarse a cabo durante los meses de abril, mayo y noviembre, por la aparición del Covid19 y las implicancias y medidas que este virus generó.

El primer país que debía celebrar un acontecimiento electoral importante era Chile, con el plebiscito nacional que pautado para en un inicio para el 26 de abril. Esta consulta a la ciudadanía tenía como finalidad que la sociedad se pronunciara sobre el cambio de la Constitución, que data de la dictadura de Augusto Pinochet. Este fue uno de los pedidos más relevantes en el marco de las protestas realizadas a fines de 2019. Ante la imposibilidad de realizar el plebiscito en la fecha prevista, el presidente Piñera promulgó una ley para postergarlo al 25 de octubre.

En Bolivia, a partir del estallido social en el 2019 y la salida de Evo Morales del poder, los ciudadanos debían elegir representantes para los cargos de Presidenta o Presidente, Vicepresidenta o Vicepresidente, Senadoras y Senadores, Diputadas y Diputados, y Representantes ante Organismos Parlamentarios Supraestatales del Estado Plurinacional de Bolivia el próximo 3 de mayo, pero por una consideración presentada por la Sala Plena del Tribunal Supremo Electoral ante la Asamblea Legislativa, el gobierno boliviano considera postergarlas para ser celebradas entre los meses de junio y septiembre.

En tercer lugar, debemos mencionar a Uruguay, donde se celebrarían el 10 de mayo las elecciones departamentales y municipales. En dichas elecciones están en juego los cargos para intendente, 31 ediles, un alcalde y cuatro concejales por cada una de las alcaldías. Debido a la imposibilidad de realizar los comicios por la pandemia, el Parlamento uruguayo está considerando posibles fechas para postergar la votación.

Por último, encontramos el caso de Paraguay, con elecciones municipales el 8 de noviembre. Los cargos que deberán tener nuevos representantes son intendente y juntas municipales. A pesar de tratarse de una fecha alejada, la Justicia Electoral paraguaya recomienda posponer la votación al año 2021.

Por lo expuesto, podemos observar que la pandemia no sólo afecta ámbitos sociales y económicos, sino que los procesos electorales de países que no poseen legislaciones que permitan sistemas remotos de votación (es decir, votación online) y ven afectados los derechos políticos de los ciudadanos. Quizás la pandemia conlleve algunas enseñanzas respecto de la cuestión electoral: que es necesario reducir la brecha digital, que es importante democratizar las nuevas tecnologías y que es menester tener alternativas de votación contempladas en las leyes, para responder cuando ocurren situaciones extraordinarias que impiden acudir a los centros de votación, para que ningún ciudadano del mundo vea afectado su derecho político.