El martes 1 de septiembre Demo Amlat celebró la presentación del “Informe de seguimiento político electoral julio 2020” de Unid@s por la Democracia, una iniciativa que aglutina a organizaciones de la sociedad civil que están registrando las irregularidades del proceso electoral convocado en Venezuela para el próximo 6 de diciembre.

La actividad, moderada por Jesús Delgado Valery -Director de Desarrollo Institucional de Transparencia Electoral y Coordinador de DemoAmlat- contó con la participación de Jesús Castellanos Vásquez, politólogo y asesor en materia electoral; Beatriz Borges, Directora del Centro de Justicia y Paz (CEPAZ), y Wanda Cedeño, Coordinadora nacional de Voto Joven. El video completo del panel está disponible aquí.

En su exposición, Wanda Cedeño se refirió puntualmente al rol que está desempeñando la juventud en el marco de este proceso que les permitió comenzar a mostrar cuáles son las irregularidades y violaciones a las que está expuesto el proceso electoral en Venezuela. 

Destacó que no existe entre los jóvenes la idea de quedarse de brazos cruzados, en sus propias palabras: “Los jóvenes no vemos como ruta la inacción”. Dadas las condiciones buscan crear espacios para conectarse con los diferentes sectores de la sociedad, acercarse a la realidad política. “Buscamos brindar una solución a la ciudadanía que tanto espera, sobre todo de nosotros, los jóvenes” aseguró.

En cuanto al proceso de inscripción en el registro de votantes, declaró que “existe por parte de los funcionarios de alto rango un proselitismo y favoritismo al momento de llamar a inscribirse”, alegando que tiene más valor aquel ciudadano que presenta cierta afinidad con el régimen. También hizo mención a que esta situación no es nueva, sino que a lo largo del tiempo se ha ido marcando como “el régimen se dedicó a que el venezolano se aferre a la inacción”.

Por último, en referencia al trabajo de documentación que vienen realizando, afirmó que “el compromiso de documentar lo que sucede es de todos” y que “nuestro mayor reto es ir más allá del ejercicio del voto y documentar las irregularidades en el proceso electoral”.

Por su parte, el politólogo Jesús Castellanos Vásquez comenzó aclarando que “todas las designaciones en este proceso electoral fueron contrarias a lo que la ley establece”. Remarcando que cada decisión tomada en la planificación de estas elecciones ha sido en pos de favorecer al oficialismo. Un ejemplo claro del que Jesús hizo mención tiene que ver con que “no queda duda que el órgano judicial interviene en los partidos políticos para favorecer al régimen”. 

Por otro lado, resaltó otras cuestiones aún inconclusas, como por ejemplo, ciertas irregularidades en el registro de votantes: “desde el 2018 no ha habido una debida actualización del registro de venezolanos con derecho al voto”. También existe cierta incertidumbre en relación a la automatización del voto “no tenemos claro si están o no listas las máquinas para la automatización”.

Para finalizar, se refirió a la sectorización del voto que el gobierno viene marcando enfáticamente poniendo en riesgo la integridad de las elecciones. En esta línea, puntualizó que “los pueblos indígenas fueron uno de los sectores más afectados, se les ha violentado el derecho al voto libre”.

Beatriz Borges -directora de CEPAZ- en concordancia con Jesús resaltó que, más allá de que la Constitución consagre el Derecho a la Libertad de Asociación, “se ha puesto en una posición de privilegio al partido en gobernante”. Esta situación se ve reflejada en la planificación de las próximas elecciones que además “dejan en evidencia un patrón de violencia e irregularidades”.

Además confirmó que en el último tiempo ha ido disminuyendo la posibilidad de los venezolanos de participar de la vida pública, “hemos perdido, cuantitativa y cualitativamente, el ecosistema plural de participación política en Venezuela”

Es por ello que reafirmó la importancia de la recopilación de datos que están llevando adelante: “este trabajo es fundamental para entender cuales son los derechos que deben ser garantizados en los procesos electorales”, asegurando que las elecciones no son únicamente un acto político, sino que existen en su contenido una serie de derechos y garantías a las que el Estado debe responder. 

Para finalizar remarcó la importancia de la participación ciudadana y la libre expresión para poder retomar los caminos de un Estado libre, “la posibilidad de una democracia plena requiere de un liderazgo democrático, y para ello debe cesar la persecución política”.